Capítulo I. La motivación de las resoluciones judiciales (TOL9.983.012)

Jul 4, 2024

CAPÍTULO I. LA MOTIVACIÓN DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALESDentro del proceso penal, la motivación fáctica remite, en primer lugar, a la resolución judicial por excelencia, la sentencia. La sentencia no es un acto aislado dentro del devenir procesal. Es su culminación. El proceso contencioso se sigue para obtener una solución, una decisión que solvente la disputa. Esta decisión es la sentencia. Las alegaciones de las partes y la práctica de la prueba son los antecedentes necesarios para que tal acto judicial cobre sentido. La sentencia se pone en relación con esa prueba. En la sentencia debe ser examinada la prueba. La forma en que se haga ha de estar guiada por criterios de racionalidad, no por factores subjetivos tales como el instinto o el presentimiento. La motivación aparece como el más potente instrumento de racionalización del juicio1. Entra en juego así la idea de motivación fáctica como garantía. En primer lugar, para el acusado, quien no podrá ser condenado por meras sensaciones o creencias del juez o tribunal que le ha juzgado. Asimismo, para el resto de partes del procedimiento y la propia sociedad, que requieren de una respuesta a la pretensión punitiva basada en una apreciación de las pruebas practicadas que ofrezca la necesaria seguridad jurídica como valor de raigambre constitucional consagrado en el art 9.3 CE.A. Concepto y función de la motivaciónLa sentencia penal es el pronunciamiento que, sobre la base de las pruebas practicadas en el juicio oral, las razones expuestas por la acusación y la defensa y lo manifestado por los propios procesados, absuelve o condena a estos por el delito principal y sus conexos y por las faltas incidentales de que se haya conocido en la causa, resolviendo también -en caso de condena- todas las cuestiones referentes a la responsabilidad civil que hayan sido objeto del juicio2. El concepto sirve matizando, primero, que la referencia al procesado ha de entenderse en la actualidad al término más específico de "acusado", segundo, que, en lugar de "faltas incidentales", debe hablarse de "delitos leves incidentales"3 y, tercero, el objeto de la sentencia penal puede ser no sólo el delito principal, sus conexos y los delitos leves incidentales, sino también únicamente uno o más delitos leves.Las sentencias deben ser motivadas. Si bien la imperatividad de la motivación no es una consecuencia exclusiva del moderno Estado de Derecho4, el desarrollo de la exigencia de motivación se ha incrementado en las regulaciones más recientes5. La motivación se impone desde 1830 para los Tribunales de Comercio; se aplica en 1848 a las sentencias penales (en concreto, la regla cuadragésimo cuarta de la Ley provisional reformada que acompañaba al CP prescribía reglas para la aplicación de las disposiciones del mismo) y, entre 1853, con la "Instrucción del procedimiento civil", y 1855, año de la primera LECivil, se extiende a las sentencias civiles6.La motivación es, desde la aprobación de los arts 24.1 y 120.3 CE, una obligación constitucional que vincula a los jueces en su labor profesional. Esta tarea es a la vez la expresión de uno de los poderes del Estado y una característica de la función encomendada a este poder pues, a diferencia de los otros (el Ejecutivo y el Legislativo, según la concepción tradicional), sólo a él se le impone la carga de motivar los actos en que se manifiesta el ejercicio de ese poder7. La edificación de la decisión judicial requiere de sólidos cimientos. Esta cimentación debe quedar a la vista y ser susceptible de comprobación por terceros. La motivación constituye esa base que dirá si la decisión final está o no justificada.Por otro lado, esta necesaria motivación de las sentencias judiciales es una de las características del sistema acusatorio continental europeo frente a lo que sucede en el Adversary System anglosajón. Mientras que el jurado en el sistema anglosajón emite un veredicto no motivado, que no da cuenta de las razones lógicas de la decisión, en el sistema continental, la sentencia debe estar motivada por escrito, incluso en el juicio por jurado, lo que favorece el control a través de los recursos8.a . . .

¿Quiere leer el artículo completo?
¿Ya tiene cuenta?Iniciar sesión
Cree su cuenta sin costeRegistrarme

Si usted es cliente Prime, puede leer el dossier completo dentro de la platafoma

Acceder

Últimas novedades publicadas

Utilización de audios sin autorización del emisor. Mi clienta esta separada y aun no presentado la solicitud de medidas para la guarda y custodia del hijo menor. En la acutalidad dispone de unos audios enviados por la madre de uno de los compañeros de su hijo, en el que ésta le manifiesta que el padre ha recogido al menor en estado de enfriaguez, llegando a coger el coche con el menor. Audios que queremos utilizar por malos tratos referidos por el padre hacía el hijo menor al que cada dos por tres reprede con cojellas y cachetes ¿podríamos utilizar esos audios que le han sido enviados a mi clienta a pesar de que la persona que los grabo no quiere declarar ni que los utilicemos judicialmente alegando el interés superior del menor?¿Y el uso de ese audio podría llevar alguna responsabilidad tanto para letrada que lo aporta como la clienta? (TOL10.081.997)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,PENAL Consulta | 0 Comments

TAS5920Re: Utilización de audios sin autorización del emisorPor lo que manifiesta, entendemos que esos audios se remiten a su clienta por quien ha visto como estaba el...

Despido colectivo. Conforme a la doctrina de la sala IV, sobre la unidad de referencia y el cómputo de los umbrales del despido colectivo del artículo 51 ET, el despido de los 11 trabajadores del centro de trabajo no alcanza los umbrales numéricos del artículo 51 ET, al tener la empresa más de 2000 trabajadores. Tampoco el hecho de que se haya procedido a la extinción de todos los contratos de trabajo del centro de trabajo supone que se esté en presencia de un despido colectivo, puesto que el artículo 51.1 ET se refiere en estos casos a la cesación total de la «actividad empresarial», no del centro de trabajo (SSTS 506/2017, de 13 de junio, rec. 196/2016; 771/2017, de 10 de octubre, rec. 86/2017; y 669/2019, de 26 de septiembre, rec. 143/2018). En consecuencia, se confirma la sentencia de la Sala de lo Social recurrida que declaró su falta de competencia objetiva. – Tribunal Supremo – Sala Cuarta – Sección Primera – Jurisdicción: Social – Sentencia – Num. Res.: 923/2024 – Num. Proc.: 19/2024 – Ponente: IGNACIO GARCIA-PERROTE ESCARTIN (TOL10.081.661)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,LABORAL Jurisprudencia | 0 Comments

CASACION núm.: 19/2024 Ponente: Excmo. Sr. D. Ignacio Garcia-Perrote Escartín Letrado de la Administración de Justicia: Ilmo. Sr. D. Alfonso Lozano De Benito TRIBUNAL...

Real Decreto 612/2024, de 2 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo (TOL10.077.619)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,LABORAL Legislación | 0 Comments

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS. I La Directiva 90/394/CEE del Consejo, de 28 de junio de 1990, relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con...

Antigüedad en organismo público. Se discute si debe tenerse en cuenta el tiempo anteriormente trabajado en una empresa pública. Si el Convenio Colectivo ordena el cómputo de los servicios prestados en cualquier administración a efectos de trienios, deben computarse los periodos trabajados en empresas públicas. – Tribunal Supremo – Sala Cuarta – Sección Primera – Jurisdicción: Social – Sentencia – Num. Res.: 902/2024 – Num. Proc.: 1274/2023 – Ponente: Sebastián Moralo Gallego (TOL10.075.499)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,LABORAL Jurisprudencia | 0 Comments

UNIFICACIÓN DOCTRINA núm.: 1274/2023 Ponente: Excmo. Sr. D. Sebastián Moralo Gallego Letrada de la Administración de Justicia: Ilma. Sra. Dña. Sagrario Plaza Golvano...

Contrato de arrendamiento de obra entre un consumidor y un profesional. Resultado defectuoso. No infringe el principio de relatividad de los contratos (art. 1257 CC) la declaración de corresponsabilidad del instalador y el fabricante, cuando éste garantizaba el objeto de la obra (una piscina de fibra de vidrio). – Tribunal Supremo – Sala Primera – Sección Primera – Jurisdicción: Civil – Sentencia – Num. Res.: 905/2024 – Num. Proc.: 3545/2019 – Ponente: Pedro José Vela Torres (TOL10.081.591)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,PRIVADO Jurisprudencia | 0 Comments

T R I B U N A L S U P R E M O Sala de lo Civil Sentencia núm. 905/2024 Fecha de sentencia: 24/06/2024 Tipo de procedimiento: CASACIÓN Número del procedimiento:...

Consulta número: V3268-23. El Ayuntamiento consultante satisface a su personal laboral y funcionario determinadas ayudas correspondientes a gastos o tratamientos médicos no cubiertos por el sistema público de salud.Cuestión Planteada: Tratamiento fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de dichas ayudas.Órgano: SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas (TOL9.867.643)

by | Jul 13, 2024 | Boletín novedades,FINANCIERO-TRIB. Consulta | 0 Comments

CONTESTACIÓNEl artículo 17.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los...